Qué hacer cuando sufres un tirón muscular
Las lesiones musculares son el tipo de lesiones más frecuentes en un futbolista. Por ello, es muy importante el calentamiento para evitarlas. De todas las roturas musculares, el tirón muscular o elongación, es la más leve a priori.
Qué hacer cuando sufres un tirón muscular

Cuando estiramos el músculo por encima de sus posibilidades notamos el famoso tirón, la distensión muscular. Es el paso previo a la rotura muscular.

Qué es la elongación muscular

La elongación muscular se produce como el resultado de una contracción muscular excéntrica en los dos extremos del músculo. Normalmente pasa en músculos poliarticulares, como el cuádriceps y los isquiotibiales. La diferencia fundamental con la rotura es que en la elongación la fibra no llega a romperse, o se produce una rotura mínima. La rotura produce hematoma, que cuesta en reabsorberse y deja una cicatriz que pueden ser pequeñas o grandes. Todo lo contrario, pasa con la elongación que no deja cicatriz y por tanto el músculo no pierde ninguna funcionalidad. Esta elongación de nuestro músculo se produce siempre según las sobrecargas o desequilibrios musculares. Cuando un jugador inicia una carrera corta y explosiva, la contracción de los cuádriceps puede producir una elongación excesiva de nuestro isquiotibial. También nos pasa si golpeamos con fuerza la pelota, produciéndose un estiramiento brusco de los músculos posteriores del muslo.

Y es que el futbol es el deporte más afectado por la elongación muscular o tirón. Habitualmente se produce en el isquiotibial, seguido del recto anterior, los abductores y gemelos.

 

 

Cuando se produce un tirón muscular

La elongación presenta diversas características:

  • Sucede como consecuencia de la actividad física. No aparece en reposo, sino que es consecuencia de una contracción excéntrica un poco más fuerte de lo habitual.
  • Suele aparecer cuando no se ha calentado el músculo correctamente.
  • A veces se producen cuando se le exige un trabajo explosivo a un músculo previamente fatigado en exceso. Es más frecuente en la primera fase de temporada, cuando se han realizado pocos entrenamientos, o al final, cuando se acumula la fatiga.
  • Pueden influir factores externos. Si hace mucho calor, humedad, una alteración en la alimentación o defectos de hidratación, son contraproducentes.

Los síntomas que se notarán ante esta lesión muscular son leves. Un dolor difuso difícil de localizar. Además, cosa que no pasa con una rotura, el tirón nos permite seguir jugando, eso sí con menor intensidad. Notas que alguna cosa ha pasado, pero no es excesivamente doloroso.

Prevención de los tirones musculares

El jugador ha de tener en cuenta diferentes pautas:

  • Hacer un trabajo muscular excéntrico, que hace que mejore la capacidad de flexibilidad y contracción.
  • Mucha atención al reequilibrio muscular, entre el cuádriceps y los isquiotibiales.
  • Desarrollar un buen trabajo de estiramientos dinámicos en la case de calentamiento.
  • Como siempre, una buena hidratación y una buena dieta.
  • Evitar el sobreentrenamiento.

Que ha de hacer si sufres un tirón muscular

Aunque parezca leve, es conveniente parar la práctica deportiva durante algunos días.

Respecto al tratamiento

  • Controlar la inflamación aplicando hielo, los dos o tres primeros días, en sesiones de unos  veinte minutos.
  • Cuando el dolor lo permita, generalmente a partir del tercer día, pasar a una fase de activación, para activar la circulación, con un fortalecimiento progresivo suave y controlado.
  •  Bien diagnosticado no deberá de llevar más de diez días para volver a la actividad habitual.


TOTA LA INFORMACIÓ DE LA
LLIGA E-FUTBOL FIFA20 - PS4
A què esperes, inscriu-te ja!
Utilitzem cookies pròpies i de tercers. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Pot obtenir més informació, o bé conèixer com canviar la configuració, prement en Més informació.